¿Cómo puede ayudarte el aceite de oliva a perder peso?

¿Cómo puede ayudarte el aceite de oliva a perder peso?

16 | 06 | 2017

Todo el mundo desea tener un cuerpo en forma y saludable, sin esa molesta grasa de más que se acumula en los brazos o cintura. Para remover la grasa extra de tu cuerpo, debes perder peso. La mayoría de gente está dispuesta a hacer de todo para perder peso y deshacerse de ese exceso de grasa. Sin embargo, no todo es hacer ejercicio, lo que influirá más en tu pérdida de peso, será tu dieta.
Puedes ver más alimentos a incluir en tu dieta para bajar de peso en Nutrición Sin Más.
En este artículo, vamos a mostrarte cinco beneficios acerca de cómo el aceite de oliva puede ayudarte a perder peso de forma natural. Presta mucha atención:

1. Controla la ingesta de comida
El aceite de oliva tiene la habilidad de reducir tu apetito. Su increíble aroma y la hormona que lleva dentro, llamada serotonina, hace que te sientas lleno por un largo periodo de tiempo. Entonces, cuando consumas aceite de oliva, no solo no sentirás hambre, sino también ingerirás menos comida. Tener el aceite de oliva en tu dieta regular, te brindará varios beneficios saludables, así como también controlará tu apetito. Puedes hacer varias recetas añadiendo el aceite de oliva y disfrutar los beneficios que te ofrece.

2. Controla tus niveles de carbohidratos
El aceite de oliva es una fuente rica en ácidos grasos omega 3 y por lo tanto ayuda a la pérdida de peso. Sobre todo, la ausencia de carbohidratos que presenta, es buena para reducir los niveles de carbohidratos en el cuerpo, lo cual ayuda a mantener el peso del cuerpo. Los aceites ricos en sodio no pueden ayudarte a reducir el exceso de peso porque esto ayuda a promover la retención de agua en el cuerpo. Sin embargo, el aceite de oliva no contiene sodio, por lo que es bueno para reducir el exceso de peso.
La vitamina C y bioflavonoides presentes en el aceite de oliva, ayudan a incrementar el flujo de orina y reducen la retención de agua en el cuerpo. Como resultado, ayuda a prevenir la acumulación de grasa, la hinchazón, problemas de salud y provoca la reducción de peso.

3. Células grasas buenas vs células grasas malas
El aceite de oliva es un aceite monoinsaturado, por lo tanto, contiene células grasas buenas. Esas células grasas buenas ayudan a reducir las células grasas malas que se acumulan en el cuerpo y también las reemplaza con las buenas. En consecuencia, el aceite de oliva es excelente para mantener tu buena salud, reduce los niveles de colesterol en la sangre y previene que se acumule el colesterol malo en el cuerpo.
De esta forma, ayuda a reducir el peso de tu cuerpo y te mantiene en forma y saludable. Incrementando los niveles de HDL (buen colesterol) y reduciendo los LDL (colesterol malo), el aceite de oliva también te brinda un corazón más saludable.

4. Acelera tu metabolismo
El aceite de oliva es rico en antioxidantes, lo cual ayuda a reducir tu antojo de alimentos y previene que comas en exceso. También ayuda a la oxidación de las grasas no saludables en el cuerpo y ayuda a incrementar tu ritmo metabólico. Esto ayuda en la pérdida efectiva de esos kilos extras en tu cuerpo.
Aprende a través de estos consejos cómo acelerar tu metabolismo.

5. Previene enfermedades comunes y fortalece tu sistema inmunológico
Siendo rico en antioxidantes, vitaminas, minerales y otros nutrientes esenciales, el aceite de oliva es muy beneficioso para prevenir varias enfermedades e infecciones del cuerpo y es grandioso para tu salud general y buen humor. La presencia de fitonutrientes como la vitamina B, C y D en el aceite de oliva, provee inmunidad a tu cuerpo.
Además, el aceite de oliva es muy beneficioso para prevenir enfermedades comunes como tiroides, colesterol alto, obesidad y más. Así que tenerlo presente en tu dieta te mantendrá saludable y libre de enfermedades, así como evitará que tu cuerpo gane peso extra.

Siempre usa una calidad superior de aceite de oliva virgen. Este contiene más nutrientes y antioxidantes comparado al aceite de oliva refinado. Además, tiene mejor sabor. Recuerda mantener el aceite de oliva en un lugar cerrado, seco y a baja temperatura. Esto mantendrá el aceite fresco por un periodo más largo de tiempo y prevendrá que se vuelva rancio.

Vía: Nutrición Sin Más