Ají de gallina

Ají de gallina

Chef Samantha Jurgens

Esta receta es tan fácil que la hago varias veces en el mes. A los niños les encanta, dura en el refrigerador aproximadamente 3 días y también se puede congelar. Se usa bastante cúrcuma que es un poderoso anti-inflamatorio natural. Doy la posibilidad de usar harina de almendras naturales –que se hace moliéndolas en la procesadora- en vez de pan rallado que es más clásico. Si deciden usar almendras, aparte de ser más sano y nutritivo, le da un sabor más exótico al plato sin ser condimentado.

Para 8 personas

6 pechugas de pollo, deshuesadas
1 litro de caldo de pollo, hecho en casa o de calugas
1 cebolla grande, picada fina
2 cucharadas de aceite oliva
1 1/2 cucharadas de cúrcuma en polvo
2 dientes de ajo, picados finos
2 tarros de leche evaporada
1/2 taza de pan rallado o 1/4 de taza de harina de almendras
Opcional: Ají a gusto

  1. En una olla grande cocer a fuego medio las pechugas y el caldo durante 30 minutos.
    Apagar el fuego y dejar enfriar el pollo en el líquido de cocción. Una vez frías las pechugas, reservar el liquido para usar después.
    Desmenuzar el pollo en tiras de 1/2 cm. de ancho aproximadamente con tenedor y cuchillo o las manos. Reservar.
  2. En un sartén grande y profundo a fuego medio, saltear la cebolla con el aceite de oliva y una cucharadita de sal. Una vez evaporado todo el líquido que bote la cebolla agregar la cúrcuma y el ajo, dorar durante unos 5 minutos.
    Bajar el fuego, agregar la leche evaporada y el pan rallado o harina de almendras. Revolver durante unos minutos, agregar el pollo desmenuzado y media taza del líquido de cocción. Dejar ebullir durante pocos minutos hasta conseguir la consistencia cremosa de la salsa.
  3. Corregir la sazón, echar ají si se prefiere y servir de inmediato con arroz hecho con lo que sobra del líquido de cocción. También se puede apagar, enfriar y refrigerar con un poco más del caldo de pollo. Al otro día es mas rico por que los sabores se han mezclado mejor.