Queque de ricotta, aceite de oliva y ciruelas

Queque de ricotta, aceite de oliva y ciruelas

Chef Samantha Jurgens

Este queque es típico en panaderías y pastelerías holandesas. No es muy dulce y uno no puede parar de comerlo.

1 taza de ricotta fresca
1/3 taza aceite de oliva
1 taza de azúcar
1 cucharada ralladura de limón
2 huevos
1 1/2 tazas de harina
1 1/2 cucharaditas de polvos de hornear
1/4 cucharadita de bicarbonato de sodio
1/2 cucharadita de sal
6 ó 7 ciruelas en mitades sin cuesco
azúcar en polvo para terminar

  1. Precalentar el horno a 180 grados. Aceitar y enharinar un molde redondo de queque de alrededor de 20 cm de diámetro.
  2. En un bol grande, mezclar con un batidor de mano, ricotta, aceite, azúcar y ralladura de limón. Agregar los huevos de a uno. En otro bol cernir la harina, polvos de hornear, sal y bicarbonato de sodio. Juntar con la ricotta con movimientos envolventes para evitar que el queque quede duro.
  3. Si las ciruelas están muy ácidas, mezclar antes con un poco de azúcar.
    Verter el batido dentro del molde preparado. Colocar las ciruelas sobre el batido con la parte cortada hacia adentro.
  4. Cocer durante 35/45 minutos o hasta que, al insertar un palito de madera o moldadientes dentro del queque, salga limpio y el queque este dorado.
    Dejar enfriar durante 15 minutos y retirar del molde.
    Servir tibio o a temperatura ambiente, solo o con crema.